Apolo 7: no tan lejos del éxito

Con una producción impecable y un sonido depurado, Apolo 7  presenta su primera placa discográfica, Apolo 7 Hits, un  disco que surge como resultado de casi diez años de trabajo constante de esta banda que quiso ser diferente en la época donde la corriente del screamo y el metalcore hacían meya en las agrupaciones que emergían por ese entonces.

Al igual que  otros proyectos contemporáneos como LATAM (La Tercera Ala Muerta), Todo Niño Paga o Sexto sentido,  Apolo 7 también le dio una vuelta de tuerca a su sonido para salir del confinamiento que le pudo generar moverse tanto tiempo en el  undrerground,  y comenzó a trabajar en una propuesta de rock alternativo con el que logró llamar la atención de algunos medios de comunicación. Este power trio que entonaba canciones sobre amor y desengaño al compas de ligeros pero evidentes acordes propios del neo punk y el hard rock,  desciende de una generación de jóvenes que se convenció de la naturaleza efímera del éxito, por eso se exigió al máximo para entregar verdadera calidad a todos aquellos que los escuchaban, ya que hay una gran diferencia entre una banda que propone algo distinto a un grupo de muchachos con someras pretensiones de hacer rock.

Hablar de Apolo 7 es hablar de un grupo que se hace cada día más profesional  a pesar de los prolongados recesos y cambios de alineación, ya que con el tiempo ha mejorado su puesta en escena y sus procesos de composición y grabación. Es una banda que comprende el poder de las nuevas tecnologías de la información e incluso la imagen que proyecta, de hecho, su manejo de piezas visuales para plataformas digitales, el arte de su disco y  su merch  son excelentes;  ya no son una pequeña banda de amigos con una página en Myspace, sino un equipo con trayectoria y ambición para seguir con un proyecto que cada vez que se escucha suena mejor, y eso ya es un avance.

1622844_835839866458476_428196184246497812_n

Teniendo claro lo anterior, la palabra Hits en el título del álbum no sólo engloba esas canciones que hacen parte de la historia de esta banda, también es válido inferir por su traducción más literal al español, que de los golpes de la vida y los errores del pasado también se aprende aunque duelan mucho. No obstante, la promesa de un trabajo que resalta por la seriedad y el virtuosismo que Steven y Javier Baquero (miembros fundadores de la banda) imprimieron en cada tema es vigente y representa el testimonio del crecimiento  que  han tenido como músicos. En resumen, estamos en frente a un trabajo que es bastante atractivo, porque no solo suena bien, sino que se ve bien. Una ganancia enorme para cualquier proyecto que decida hacer las cosas en serio.

El álbum inicia con Despierto, una poderosa composición llena de un dinamismo poco común en las bandas de rock que de nuestro país y que se mantiene durante casi todo el disco. Su ritmo acelerado y el excelente uso de teclados e instrumentos de cuerda, hacen de ella una canción arrolladora y difícil de olvidar.

Pero si la canción que abre este compendio musical es abrumadora, Estar cuerdo es peor  nos presenta un grupo que es capaz de trabajar con sonidos como el jazz de una “big band” de antaño y mantener la marcha de un rock contundente como el de un ensamble de batería, bajo y guitarra. De hecho, este tema nos recordará seguramente a la canción de Greenday: Hitchin a ride.

11745525_925404324168696_679406021451875628_n

Justo en la mitad del disco nos encontramos con Mi último verso, su primer sencillo. Esta canción combina elementos propios del metal y el jazz con una letra que puede hacer alusión al viaje del héroe de la mitología griega, Perseo, al mismísimo Hades, donde tenía todas las de perder, pero que aún así se levantó triunfante con la cabeza de la medusa.

Llegando al final del disco, Un día más reafirma el mensaje de resistencia, constancia y fe en un futuro mejor  que desean transmitir con sus canciones que, en su mayoría, hablan de la necesidad imperiosa de salir adelante o superar una “tusa”, lo que puede jugar en contra de este trabajo, ya que la temática de la chica que le rompe el corazón a un hombre es muy reiterativa y frustra un poco no encontrar otra historia para relatar en una canción.

En general el disco puede mostrar una influencia bastante marcada del rock de los ochentas pero con la energía de géneros que van desde el  heavy metal hasta el post hardcore. Sin embargo, Apolo 7 ha logrado el equilibrio perfecto entre lo visceral y lo técnico, lo que solo se puede hacer con trabajo y experiencia.

No se puede afirmar que alguno de los once temas que componen el disco será un “hit”, pero es evidente que tienen todo el potencial para sonar en la radio, por más pretencioso y banal que esta afirmación suene.

 

Por: Javier Murcia

Be first to comment

*