MICO – Caldera, bullicio y ebullición

“Tener micos en la cara”, “llevar el mico al hombro” o incluso “oler a mico”, no son solo  dichos de nuestra idiosincracia que hacen referencia a la indignación, la burla, el mal olor y hasta el disgusto, encarnados en un animal que ni la culpa tiene de los males que se le imputan; sin embargo, todas estas penurias se convierten en algunos de los ingredientes que una banda caleña puso a cocinar en su primer trabajo, titulado: Caldera.

El revuelto de emociones e impresiones que MICO deja en los oídos, nos recuerda –sin ir muy lejos– a bandas como Marcel Duchamp, Dillinger Esc Plan, The Charriot o Converge, combinando los elementos rítmicos característicos del mathcore, el hardcore punk y el stoner rock de comienzos de década, en un estilo al que ellos mismos llaman “bulla”.

En su Ep, ‘Caldera’, este power trio caleño presenta ocho canciones que, a pesar de su corta extensión, dejan claro que son un animal bastante particular en la fauna rockera, uno que pregona las introspecciones de la vida diaria con un discurso crítico y sobrecogedor al mejor estilo del death rock o el post punk más ochentero.

La guitarra frenética de Pablo Miguel Méndez y la batería intensa pero acertada de Daniel Rubiano, acompañan la voz desgarrada del bajista, Iván Zapata, en una propuesta diferente a lo que el Santiago de Cali HardCore ya nos ha ofrecido.

Barato es un sencillo que solamente dura 47 segundos, tiempo suficiente para sentir el poder y la puesta de escena de la banda, que aunque es minimalista, demuestra contundencia y energía, como se puede ver en su último video; mientras que canciones como Caldera son un momento de oscuro descanso y letargo, una pausa antes de volver a arremeter con la visceral Olvido.

El portal Bandcamp.com ha sido el caldo de cultivo perfecto para propuestas tan corrosivas y divergentes como ésta, la cual, ya tiene en su perfil este Ep para su descarga a solo 3 dólares, un precio más que justo por escuchar un trabajo diferente.

http://micolandia.bandcamp.com/releases

Por: Javier Murcia

Be first to comment

*