Dirty Tongue para tus castos oidos

Un sonido fuerte y con actitud llega desde Boston, de la mano de tres colombianos que de jam en jam y de toque en toque, lograron dar forma a una propuesta tan contundente que ha sido capaz de superar las distancias geográficas y ha podido seguir a pesar de que sus integrantes se encuentran en puntos distantes del globo.

En plena era de la sociedad de la información, los productos transmediáticos y las redes sociales, parece que ni las barreras geográficas son excusa para emprender un proyecto, ni siquiera para armar una banda como en el caso de Dirty Tongue, que a mediados de 2013 presentaron su primer trabajo, un Ep homónimo con cuatro temas de una potencia excepcional, donde hasta la caratula del mismo, hace referencia a la clase de sonido que vamos a encontrar: sencillamente endemoniado.

La historia de Dirty Tongue inicia en el 2010 cuando el guitarrista Miguel Arroyo conoce al baterista Adolfo Torres durante sus estudios en Berklee College of Music en Boston, Massachusetts. Por ese entonces la banda comienza a tomar forma gracias a la influencia de géneros como el hard rock, el blues y el stoner rock, logrando una mezcla que suena compleja, enérgica y agresiva.

El nombre “Dirty Tongue”, fue propuesto por Arroyo, quien buscaba hacer canciones con temáticas sociales y humanas, logrando a través de sus letras hacer una crítica ante nuestra realidad, mientras hablaba sobre la vida, la muerte, la religión y la opresión.

Tiempo después, a esta dupla se les uniría el ingeniero de sonido, Juan Pablo Jaramillo, alguien que potenciaría y enriquecería la propuesta del grupo, que en su época más prolífica, alcanzó a grabar hasta 20 temas, todos con un sonido y una identidad cada vez más clara; sin embargo, para el segundo semestre de 2011 y por motivos ajenos a la banda, ésta tuvo que separarse. Miguel volvió a su hogar en Nagoya, Japón, Adolfo se trasladó a Austin, TX y Juan Pablo se quedó en Boston.

A pesar de las distancias y la diferencia horaria, para octubre de 2012 la banda vuelve a retomar actividades aún con sus tres miembros estando en lugares diferentes del planeta; la tecnología ayudó a que estos tres amigos siguieran trabajando y desarrollando ideas en conjunto, lo que les ayudó a seguir existiendo como agrupación.

La canción Son of a King abre de manera avasalladora este trabajo con una composición de una riqueza y sordidez impresionante que muestra gran influencia de metal y rock progresivo a partir de una base de guitarra y batería, dejándonos claro el virtuosismo de Arroyo y Torres, este último, aportando su voz al proyecto.

El álbum continúa con la oscura Stillness, un corto preludio que nos prepara para Planet With A Ring, una canción llena de actitud, sicodelia y rock & roll  gracias a la voz de Mike Di Stasi Jr., artista invitado para este sencillo.

El Ep cierra con War Pigs, un contestatario cover de Black Sabbath en una versión  más fluida y compleja que  la original de Iommi, Osbourne, Butler y Ward; una excelente manera de cerrar (en tiempos de un supuesto post-conflicto) este trabajo que más bien parece un tributo a aquellas bandas que cimentaron las bases  del Heavy Metal y que siguen tan vigentes a pesar del tiempo y las tendencias.

Para este 2015 la banda espera sacar un segundo álbum, donde quizás encontremos un sonido salido de las propias brazas del infierno al igual que el que nos entregaron en esta ocasión. Sencillamente, Dirty Tongue es una invitación a recordar todas las posibilidades que encierra una guitarra eléctrica tocada con pasión, carácter y agallas.

Por: Javier Murcia

Be first to comment

*