Elkin Ramírez: el titán del rock duro en Colombia

Aunque la cita es a las 2:00 p.m., el reloj ya cruza la esquina de las 2 con 6 minutos y aún no entra él. El estudio de radio de la Universidad de Manizales, como el escenario de Elkin, no da abasto, con siete jóvenes en cabina, y aproximadamente 10 estudiantes en la parte exterior, el aire sofoca al compás de un CD de Kraken.

‘Ya llegó, está allí dando una entrevista’ comenta Ximena López, una de las receptoras de su llegada. Mientras tanto, los mórbidos ojos de los expectantes persiguen la entrada del estudio para tratar de ver en dónde está él.

Ya la espera se rindió y Elkin siluetea su paso entre saludos y fotografías. Por fin entra a cabina y saluda con cordialidad a todos los estudiantes que estamos preparados para la entrevista. Saluda a cada uno de la mano y se sienta en su respectiva silla. Pregunta el nombre de cada quien y se dispone a cumplir con el itinerario del día. Luego, Mateo Jaramillo comienza la entrevista diciendo: ‘Elkin Ramírez, vocalista y líder de Kraken, ¡bienvenido a la Universidad de Manizales y bienvenido al estudio de UM Radio!’

-Bueno, muchas gracias. Me siento rodeado, pero bien rodeado. Contesta.

Elkin, son tres décadas, y Kraken ha tenido muchos sonidos, ¿ha cambiado algún sonido en especial en la mejor banda del rock duro en Colombia?

Yo pienso que como proyecto artístico y lenguaje estético, en el aspecto musical siempre tiene que estar la disposición y la actitud para entrar en un proceso de evolución, de madurez, de cambio, sin perder el norte y la esencia del rock duro. La tecnología va de la mano con la música y hay que aprovecharla.

¿Cómo se siente tener una acogida dentro y fuera del país tan grande que, año tras año, les genere más seguidores como persona y como banda?

Siempre es un reto porque así como ganas cariño, lo puedes perder fácilmente. El público te olvida. Entonces, para estar en la mente y en el corazón de las personas y que se venga sumando mucha más gente, creo que se debe hacer con responsabilidad. Yo siento muchos nervios cada vez que me subo a un escenario, al público, al lenguaje estético, a toda la trayectoria que ya hay y creo que es por respeto al escenario.

Y con el tema del agotamiento físico, ¿cómo haces para mantenerse fresco para cada concierto? Es una trayectoria enorme y la voz sigue sonando fiel a lo que siempre ha sido.

Elkin, robusto, de cabello largo, lentes oscuros, y vestido de negro de los pies a la cabeza, oscila un poco mientras se dispone a responder. El sofoco es determinante; Elkin se permite quitar su chaqueta que acompaña su vestuario, y la pone a un lado con el afán de tomar aire en el cuerpo.

Ustedes me quieren mucho, eso no es que suene tan fiel —dice con un aire de modestia que termina en las flamantes risas de los espectadores— yo ya voy a cumplir 52 años, la garganta es un músculo y se va desgastando. Cuando ya vas a asumir el reto de estar encima de un escenario a cantar, pues ya sabes que vas a cantar dos horas, tres horas en vivo y en directo. Entonces es como tener una comunicación muy directa con la garganta y ser muy sincero, para saber dosificar en el escenario todo tu potencial, no salir de una y quemarlo todo en las primeras tres o cuatro canciones.

Bueno, ya hablando sobre el rock nacional, ¿qué piensa de este actualmente? Si existe, no existe. Y si sí existe, ¿cómo hacer para que éste tenga una conexión más fuerte en Colombia?

Si uno lo analiza un poco, el rock nacional sí ha tenido una evolución, tiene un mercado promedio; es difícil porque las emisoras de Colombia no están interesadas en ello, pero sí existe. Hay una estética en cuanto a la parte visual, hay una propuesta en cuanto a la exposición y a la ramificación de las tendencias, hay gente involucrada como líderes de proyectos musicales, pero falta esa credibilidad de un medio que le invierta, porque siempre somos vistos como los malos del paseo, pero eso va cambiando. La actitud de la policía es diferente ahora con un rockero a como era hace 20 años, porque más de un policía es rockero, entonces él ya lo ve de una manera diferente.

Con el tono pausado de su voz, Elkin hace un recorrido breve sobre la escena rockera nacional. Con el estribillo del Very very well y un jadeo de manos, abre una ventana a la historia musical, en la que aparecen de invitados Los Speakers, Los Flippers, Los Ampex, Ship, y hasta Los Aterciopelados.

Elkin

Y ya que hablamos de bandas, ¿qué agrupación en la actualidad colombiana de rock, de metal o de algún otro género relacionado le llama la atención?

Él, no deja de pasarse la mano y el brazo por la cara por el protagonismo del calor de plena tarde. Sin embargo, el agotamiento de ese penetrante clima no se interpone en la charla. Su voz sigue tan clara y calmada como en un principio. Detiene unos segundos las manos luego de limpiarse el sudor que le maquilla la cara y dice:

Sí las hay. Superlitio, es una especie de pop rock, y me parece que es muy interesante, me gusta que exista porque es una propuesta diferente como a lo que se puede encasillar como metal, o como punk. Existe otra propuesta en Medellín que se llama Tres de Corazón. Existe The Mills, que es una banda bogotana contemporánea.

A nivel mundial, respecto al rock y al heavy metal, hemos tenido grandes “abuelos” como lo que es un Mick Jagger, un Ozzy Osbourne; o un caso más local como Charly García, y pues sería bueno que Colombia tenga un abuelo del rock; en ese sentido, ¿cómo se proyecta Kraken o Elkin Ramírez?

Con la mirada pensativa y murmurando la respuesta que se venía, Elkin piensa un poco. Cinco segundos, mal contados, después responde: “estoy viejito ¿cierto?”, lo que da paso a un coro de risas dentro y fuera de cabina. Finalmente concluye diciendo:

Creo que todavía queda mucho trabajo. Yo todavía espero subirme a un escenario los próximos 20 años, porque uno se enamora del proyecto. Hay que seguir fortaleciendo el proyecto Kraken para que en el exterior también sea tenido en cuenta; para nosotros fue muy placentero estar en México, en Vive Latino, fuimos este año y nos dieron el cierre de una de las tarimas principales y los comentarios fueron muy positivos, entonces eso te alienta y dices: “estamos empezando”. Y creo que lo que Kraken ha hecho hasta el momento es un taller de aprendizaje, y los próximos años es la aplicación de ese aprendizaje, sumado a lo que nos vamos a encontrar en el camino.

Elkin es el único miembro original de la banda y se siente orgulloso de seguir en Kraken a pesar de los momentos difíciles. Sin embargo, dice que es una historia que no le gusta contar, pues prefiere no victimizarse con el tema; y de hecho, le costó bastante decir la palabra “victimizarme” mientras nos cuenta un poco acerca de sus peripecias.

Elkin, las letras de este nuevo álbum de Kraken, que ya tiene como primer sencillo La Barca de los Locos, que siempre han sido una parte fundamental ¿De qué hablan?

Es muy social. Es una manera muy personal de ver el mundo y el entorno a través de mi lente, a través de mi realidad. Me genera muchas inquietudes la mala administración por los políticos en el mundo, cómo han hecho que el mundo entre en una crisis grave. Se siguen peleando las siete familias que dominan el mundo, haciendo escasear el dinero; cuando no lo tienen simplemente lo mandan a imprimir y no pagan impuestos, pero cuando es para nosotros el dinero, entonces generan crisis fiscales. Las guerras, el hambre, la cantidad de virus que están apareciendo y que están generando mortandad en el mundo de manera casi incontrolable; eso tiene que inquietarlo a uno y lo tiene que poner a pensar.

Uno realmente se mantiene muy distraído, tan distraído que  a veces no dedica un pensamiento para uno, uno no se pregunta quién es uno. Entonces es muy importante dentro de esa contextualización que siempre trato de hacer, aportarle un poquito como a la gente que le gusta al menos pensar, si se le olvidó lo más importante que es sentir, al menos utilice el raciocinio, y generar un poquito de consciencia. Va a tener un contenido bastante social, contestatario y libertario.

Ya que comentábamos sobre la parte lírica de este nuevo álbum, Kraken se ha caracterizado por ser una banda polifacética, ha pasado del hard rock, al heavy metal, al rock progresivo, ¿qué nos espera en este nuevo álbum?

Un sonido más cercano a lo que se podría llamar la madurez de Kraken en este momento, porque los músicos vienen trabajando aproximadamente 10 años en la más reciente etapa, y cada uno se ha encontrado con su sonido, lo hemos ido aportando a la banda. A mí me gusta mucho hacer proyectos atemporales, que no sea un álbum que se desgastó hoy y ya mañana nadie quiere escucharlo, sino que requiera de un tiempo para que la gente lo pueda escuchar, cantar y entender a medida que lo va apreciando, degustando.

Todos se despiden. Elkin con un “gracias, ¡qué calor! ¿cierto?”, cierra la entrevista, seguido de aplausos, y voces que le piden autógrafos y fotografías, robándole 10 minutos más de su tiempo. Luego, sale, y en su despedida, ofrece una mano a quién se la quiera recibir. Dice gracias nuevamente, y se marcha de la manera en que llegó: al son de Kraken.

Por: Mariana Valencia Giraldo

 

Fotografía:

Daniel Guillermo Castellanos Ortegón

Manuel Rojas.

Be first to comment

*