«La vida es un ratico y uno escoge qué tan difícil quiere vivirla»: Salsa Inc

La Casetería estuvo conversando con Camilo Motta, joven vocalista oriundo de San Agustín, Huila, sobre su nuevo proyecto musical, consistente en Salsa Inc, una nueva banda de salsa que ofrece una interesante propuesta en este género musical.

 

¿Cómo empezó Salsa Inc?

Todo empezó más o menos en el 2010. Éramos dos estudiantes de ingeniería en la Universidad de Los Andes. Yo de electrónica y mi compañero Enrique Herrera de industrial. Ambos cantábamos material lírico en el coro de Los Andes. A Enrique, como buen costeño que es, siempre le ha gustado mucho la música tropical, la salsa, etc., y me propuso durante un tiempo  que cantáramos salsa e hiciéramos una orquesta. Como a mí me gustaba mucho lo popular, el rock, la fusión folclore y a él le parecía que yo tenía buena voz, él me hizo la invitación.

En esa época usted tenía varios proyectos musicales, fuera del coro de Los Andes.

Así es. Estuve junto con Felipe Vallejo en Ruido Blanco, banda tributo a Soda Stereo, también en unas bandas de Blues… La verdad estaba llevado por toda la onda rock de los 1960’s y 1970’s, puesto que trabajé un buen tiempo en Crab’s y allí conocí a muchos músicos excelentes durante esa época.

¿Verdad que por esa época usted casi clasifica a un reality?

(risas) Sí, al Factor X, pero resulta que el día de la entrevista con Marbelle y el resto de los jurados principales yo tenía la sustentación de mi tesis como ingeniero electrónico, la cual era inaplazable.

¿Sobre qué fue su tesis?

Fue una aproximación a un corrector electrónico de técnica vocal. Era una aplicación que recibía una onda sonora de una voz, para que la aplicación indicara los errores de la técnica en que estaba incurriendo. ¡Música por todo lado! Fue un proyecto muy bonito, pues las principales facultades de canto de Bogotá me prestaron muchos estudiantes a los que grabé para la tesis.

¿Y entonces cuándo le hizo caso a Enrique?

Pues la idea siempre me gustó, pero nuestro principal impedimento era conseguir los músicos, pues no solo debían ser técnicamente muy buenos, sino además tener experiencia en el género.  Llamamos a muchos músicos liricos y no daban pie con bola, ahí empezamos a saber lo complejo que es este género, tocar en clave no es nada fácil, definitivamente no basta con tener la partitura en frente, si no haber escuchado el género, haber nacido escuchándolo, lo cual era un reto inmenso para nosotros, como cantantes amateur liricos.

Fuera de estar en el coro de Los Andes, Enrique y yo también estuvimos en un coro de miembros de la Embajada Alemana. El director era un pianista alemán, pero cuando él no estaba nos dirigía Santiago Piñeros,  un talentoso estudiante de la fundación universitaria Juan N. Corpas. Él conocía a muchos instrumentistas muy buenos y nos presentó a quien es hoy el trombonista principal de la orquesta, Óscar Moreno, y luego ahí de a pocos fuimos creciendo.

¿Cuántos músicos conforman actualmente a Salsa Inc?

Somos nueve, pero a veces hacemos una versión de quinteto y hacemos montajes de ritmos cubanos. Estamos, Óscar, un excelente percusionista llamado Camilo Ocampo, y varios grandes músicos más. Hoy en día Enrique tiene su propio proyecto musical y seguimos siendo muy buenos amigos y colegas.

Salsa, Inc.

¿Qué tipo de música interpretan?

Actualmente tenemos dos sencillos y varios “covers” de arreglos propios. Musicalmente componemos rescatando el formato de orquesta con solo dos trombones como instrumentos de viento, que es el formato por excelencia de la salsa callejera.  En cuanto a letras en principio nos interesaban esos mismos temas usados por los salseros callejeros, los de las historias duras de la vida en la calle, las prostitutas, los malandros y demás, pero a raíz de una experiencia difícil que tuve, decidí componer letras sobre temas totalmente opuestos: la hermandad, la esperanza y otros temas positivos.

¿Qué fue lo que provocó ese cambio en el contenido de las letras?

Padecí un trastorno de ansiedad y pánico, es un mal que ataca a muchos adolescentes y jóvenes hoy día. Lo pude superar gracias al tratamiento médico que recibí, a base de terapias psicológicas y medicamentos, e igualmente llenando mi vida de cosas que para mí son positivas, cosas que alimentan el espíritu. La vida es un ratico y uno escoge qué tan difícil quiere vivirla.

De hecho, espero que con esta música podamos colaborar a muchas personas que están pasando por situaciones similares, pues es algo que en realidad es muy duro… Sufrir de depresión es tenaz, y la obra social es sin duda un objetivo nuestro.

¿Dónde y cómo podemos escuchar la música de Salsa Inc?

Por ahora contamos con dos sencillos que se encuentran disponibles en iTunes y soundcloud (https://soundcloud.com/salsa-inc), «Mi Casa» y «Oye Colombia», la cual da nombre a nuestro primer larga duración, el cual estamos haciendo bajo la producción del maestro y pianista Kike Purizaga.

 

Por: Juan Daniel Melo

 

Be first to comment

*