Liquidelic, ser como el agua

Si algo podemos decir de las bandas de Cali, es que cada una le ha aportado al panorama sonoro de nuestro país una perspectiva vanguardista y única de hacer música. Grupos como Superlitio, La Fabrica, Transporte y más recientemente, Desnudos en Coma, vencieron las barreras geográficas y culturales  ofreciendo propuestas novedosas que hoy en día marcan una tendencia.

Al igual que sus paisanas, Liquidelic no se queda atrás, ya que a pesar de su corta edad, esta banda ya nos ofrece una amalgama de ritmos fluidos, cambiantes y en constante movimiento en su primer trabajo discográfico, un álbum homónimo donde la influencia de géneros como el reggae, el hip hop, el rock psicodélico y  hasta el jungle, salta a la vista.

Liderada por David Mosquera (guitarra líder) y Daniela Castrillón (vocalista), esta agrupación caleña viene desde el 2012 trabajando en la consolidación de una propuesta intercultural que resalte la diversidad de la música alternativa en Colombia, lo que le ha valido un merecido reconocimiento en la escena local de La Sultana del Valle.

Este trabajo sale a finales del 2014 bajo el sello, Pacifico Records y contiene ocho tracks donde podemos encontrar toda una gama de sonidos y atmosferas gracias a un excelente trabajo de composición, donde una guitarra blusera acompaña la voz versátil de Castrillón, como en el caso de  Desovediencia civil, donde el hip hop y el rock se funden en una lirica contestataria  que habla sobre el conflicto armado en nuestro país, a cargo de Mc Tita.

Otro de los temas que resaltan en este disco es el sencillo Lagrimas de Sal, una sentida balada a ritmo de reggae con una carga significativa que invita a reflexionar sobre la relación entre el hombre (o en este caso, la mujer) con el mar, por encima de cualquier intención o discurso ecologista, aunque cabe aclarar que este proyecto hace hincapié en la conexión con los elementos y la naturaleza, como lo podemos percibir en canciones como Vibración Positiva y Adelante, donde es más que evidente el mensaje positivo que Liquidelic quiere llevar.

En resumen, el álbum es una excelente síntesis de estos últimos 3 años de trabajo fuerte y dedicado, no sólo definiendo un sonido característico, sino también logrando transmitir la “buena vibra”  que abunda en sus composiciones y entregando en cada presentación un performance lleno de energía y dinamismo, que esperamos, llegue pronto a otras ciudades del país.

 Por: Javier Murcia

Be first to comment

*