SUEÑOS DE ROCK&ROLL!!

Son muy pocas las bandas de Rock en Colombia que han tenido la oportunidad de grabar discos por fuera de Colombia, no es un secreto para nadie que es algo costoso y poco gratificante, más si tenemos en cuenta la situación por la que esta pasando el mundo de la música con referencia a la venta de discos y su distribución. Sin embargo, sigue siendo un sueño de muchos, sin importar el momento en el que vivimos.
Sé que muchos de nosotros crecimos viendo los documentales sobre las grabaciones de grandes disco como el “Dark Side Of The Moon” de Pink Floyd, o el “Sgt. Peppers Lonely Hearts Club Band” de The Beatles, o el “Electric Ladyland” de Jimi Hendrix, etc… Este tipo de documentales alimenta mucho el deseo de poder grabar con las mejores condiciones posibles y en estudios legendarios del mundo, por lo menos en mi caso fue así.
Por cosas de la vida (buenas cosas), yo tuve la fortuna de grabar un álbum en Inglaterra cuando hacia parte de la banda The Hall Effect. El disco fue grabado en Gallery Studios en Londres y producido por el reconocido guitarrista y productor Phil Manzanera, integrante de Roxy Music, icono del Rock Ingles y (por encima de todo lo demás) una excelente persona en todo el sentido de la palabra. Esta es una de las experiencias más bonitas y valiosas que he tenido en mi carrera como músico, primero porque soy fan absoluto del Rock Inglés, y segundo porque estoy totalmente seguro de que este tipo de experiencias son las que lo hacen crecer a
uno inmensamente como músico. Es realmente increíble como el simple hecho de respirar otro tipo de aire y juntarse con otro tipo de culturas puede hacer tanto por la música propia. De repente las canciones empiezan a volverse pragmáticas, descriptivas, toman otro sentido, y lo mas bonito de todo esto es que uno le puede transmitir todo esto mismo a quien las escucha. A veces uno cree que los músicos que graban sus discos en diferentes lugares del mundo, con diferentes productores, con diferentes equipos y demás, lo hacen solo por el capricho de hacerlo, porque tienen como y quieren demostrárnoslo, con esta experiencias me di cuenta que no es para nada así, o por lo menos, no en todos los casos.

Ya metiéndonos en cosas técnicas, hubo varias razones que hicieron de esta experiencia todo un deleite para mi. Una de ellas fue obviamente estar con una leyenda como lo es Phil Manzanera, alguien que ha trabajado al lado de músicos que admiro como David Gilmour (al cual no pude conocer por cuestión de unos poco minutos), el grandísimo Brian Eno, a Jack Bruce de Cream (fallecido recientemente), entre muchos más.. Otra fue poder trabajar por un lado en Gallery Studios, un estudio donde han grabado artistas como el mismo Gilmour, donde se grabó el disco “Vagabundo” de Robi Draco Rosa o el “Circo Beat” de Fito Páez; (curiosamente, haber podido componer en el estudio con el mismo piano en que el señor Páez grabó las canciones de este disco, sin duda alguna sumaron magia a todos estos eventos) y por otro lado, en los estudios Faraway Sound, en Buspace Studios, un lugar que le pertenecía a los miembros de la banda Gorillaz y The Feeling, y en donde estas 2 bandas grabaron sus discos debut.

Si nos ponemos a hablar de equipos, empezamos a sobredimensionar más todo esto. Para la grabación del disco tuvimos a nuestra disposición la batería con la que Andy Newmark grabó el último disco de John Lennon, “Double Fantasy” (Ya les mencioné que mi banda favorita son The Beatles?). Yo pude haber grabado con un VOX AC30 de la década de los 60’s que le perteneció a Pete Townshend, pero lastimosamente en el momento de prenderlo, algo dentro del amplificador explotó y no lo pudimos usar. Debido a esto, tuve que grabar con los amplificadores de Phil, algo que definitivamente también fue un privilegio. Además de todo esto, pude usar para la grabación todas las guitarras que han hecho parte de la historia musical de Phil, desde la Fender Stratocaster que usó en el concierto de “On an Island”, hasta la guitarra #2 de la producción de las signature series de David Gilmour, guitarra que fue un regalo de David para Phil y la cual esta firmada en la parte de atrás.

Ahora, hubo otro elemento bien interesante en esta historia, el personal con el que trabajamos para la grabación del disco. Desde los ingenieros de grabación (Devin Workman y Jamie Johnson) quienes han trabajado con artistas como Paul Weller, Razorlight, Annie Lennox, Phil Collins, The Pretenders, The Corrs, The Darkness, Depeche mode, Ozzy Osbourne, entre otros… hasta el ingeniero de Master que no fue nadie más y nada menos que el señor Andy Jackson, quien fuera ingeniero de sonido de Pink Floyd y quien masterizó el famosísimo “Pulse”.

En fin, no se le puede pedir más a la vida, y más si es la primera vez en la que se sale de Colombia a grabar un disco con una banda independiente, que no tenia dinero para sustentar todo esto, y que aún así por cosas de la vida, lo logró. Y eso que solo estamos hablando de esta grabación y no de las giras por Europa y otros grande logros que pude realizar con este proyecto.

Muchas veces cuando uno esta en todo este recorrido musical, se le olvida parar un momento y pensar en todas las cosas que se consiguen, cosas que no son fáciles y que con trabajo y un poco de buena estrella se pueden lograr. Cada vez que hablo o escribo sobre estas experiencias es inevitable no soltar una sonrisa, poder estar tan cerca de músicos tan grandes e importantes para la historia del Rock y haber trabajado con las herramientas que ellos mismos usaron para crear esta historia, definitivamente es una cosa de locos y algo de lo que le estaré eternamente agradecido a la vida.

En resumen, lo que quiero rescatar de este escrito y una de las razones que me llevaron a escribirlo es que aunque vivimos en un país donde las oportunidades son bastante escasas para nosotros los músicos, sobretodo en este genero musical y aunque cada vez más sentimos que nuestros sueños de infancia y adolescencia jamás van a poder cumplirse, desde que uno trabaje fuertemente por un sueño sin miedo a nada, algo bueno puede pasar, así sea tan solo poder sonar en la radio nacional una o dos veces, o tocar en el estadio de Wembley (sueño que aún mantengo y espero lograr).

Todo puede pasar, solo hay que seguir soñando, y conspirando por el sueño.

SUEÑOS DE ROCK&ROLL

Por: CHARRY

Be first to comment

*